Spanish Catalan English

Bufete Capella

Corporate compliance

El código penal en su artículo 31 sanciona a las personas jurídicas por las infracciones que hayan cometido sus empleados siempre que en el seno de la empresa no se hubiera ejercido el debido control para evitar la comisión de aquella transgresión.

Cada vez más directivos entienden la necesidad de prever y gestionar, no sólo los riesgos financieros y operativos sino también los riegos penales de sus empresas y la necesidad de implantar estructuras de cumplimiento normativo mediante las que se establecen las políticas y procedimientos adecuados y suficientes para garantizar que una empresa, incluidos sus directivos, empleados y agentes vinculados, cumplen con el marco normativo aplicable.

Dentro del marco normativo no han de considerarse únicamente las normas legales, sino que también deben incluirse las políticas internas, los compromisos con clientes, proveedores o terceros, y especialmente los códigos éticos que la empresa se haya comprometido a respetar puesto que ello contribuirá a generar confianza en compradores y socios.

De esta forma surge la figura del Corporate Compliance, esto es, un sistema de control que detecte y prevenga las conductas delictivas que pudieran afectar a los directivos y trabajadores de una empresa.

Pero este sistema de control no puede entenderse de ninguna manera como el cumplimiento de meras formalidades, sino que debe verse como un trabajo minucioso y completamente personalizado puesto que no puede pensarse que la mera formalización de códigos de actuación estándares son suficientes para eludir de forma automática la responsabilidad penal de las personas jurídicas.

Cada plan de prevención que se elabore, necesariamente debe adaptarse a la naturaleza, tamaño y riesgos concretos de cada empresa en particular.

La norma obliga, por tanto, a que las organizaciones empresariales (tanto grandes corporaciones como pequeñas y medianas empresas) lleven a cabo todas las actuaciones a su alcance para evitar la comisión de un delito y si, en el peor de los casos no pueden evitarlo, a que demuestren que pusieron todas las medidas posibles para impedirlo.

Nuestro despacho cuenta con abogados expertos penalistas y con expertos asesores en auditoría jurídica y de negocio. La unión de ambos profesionales es imprescindible para implantar y desarrollar un Plan de Cumplimiento Normativo idóneo, eficaz y actualizado a los cambios organizativos, estructurales y operativos de la empresa.

En nuestro departamento de Corporate Compliance, proporcionamos a nuestros clientes un sistema de prevención integral frente a los riesgos penales que puedan afectar a su empresa:

  • Identificando y analizando los riesgos penales según el ámbito o sector en el que desarrolla su actividad empresarial.
  • Estableciendo un programa para la detección y prevención de delitos en el seno de su empresa.
  • Implantando un sistema de comunicación confidencial a través del que se reciba información o se denuncie sobre riesgos de incumplimiento.
  • Ofreciendo formación jurídica específica para Administradores, Directivos y empleados con el fin de que puedan detectar y evitar la comisión de conductas ilícitas en el ejercicio de sus funciones.